Actitud: conoce los errores comunes dentro del cuerpo de Cristo

La Envidia: una bacteria silenciosa que causa grandes daños
diciembre 17, 2018
Agradecer: ¿Tienes algún motivo para dar gracias en estas fechas?
diciembre 23, 2018
Mostrar todo

Actitud: conoce los errores comunes dentro del cuerpo de Cristo

Las decisiones que hoy tomemos afectarán nuestra eternidad. Dios nos dio la libertad de elegir lo que queremos hacer. En muchas oportunidades podemos tomar buenas o malas decisiones, aunque no lo consideremos, cada elección que hagamos viene influenciada por una actitud, y de este punto quiero hablarles el día de hoy… Creo que todos hemos escuchado la frase: “La vida es una sola”. No obstante, yo diría que la vida en la Tierra es una sola, esto nos hace reflexionar sobre cómo debemos realizar cada acción, porque solo tenemos una oportunidad, si consideramos que tenemos una sola vida aquí en este planeta.

¿Qué es la actitud? 

La actitud es la disposición de alguien para comportarse u obrar.

 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. Filipenses 4:8-9

Las actitudes van de la mano con las obras, pero todo dependerá con qué motivo lo hacemos, si es con el fin de agradar a los hombres o para agradar a Dios.

Hay actitudes erróneas en la vida de un cristiano, que no se deberían aplicar, por ejemplo:

  • Obrar para que los demás nos vean

Esta es una actitud notoria en el individuo, se descubre a simple vista. Este tipo de acción puede traer muchos elogios humanos, pero detendrá la bendición o recompensa de parte de Dios.

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.” Colosenses 3:23-24.

  • Cristianos a la secreta

El hecho de ser cristianos no implica que debamos pregonar por todos lados que lo somos. No obstante, muchos llegan al extremo de negar la fe, actuando de forma encubierta y así nadie sospeche a quién siguen, en este caso el individuo toma una posición de negación a Cristo. Analicemos por un segundo: ¿realmente hay algún motivo para negar a Cristo?

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” Romanos 1:16

La mejor manera de predicar el evangelio es a través del testimonio, de nuestro comportamiento, así se comprueba que Cristo reina en nosotros, más que decir, es demostrar con hechos, es vivirlo.

Mientras tanto, Pedro estaba sentado afuera, en el patio, y una criada se le acercó.

—Tú también estabas con Jesús de Galilea —le dijo.  Pero él lo negó delante de todos, diciendo: —No sé de qué estás hablando. Luego salió a la puerta, donde otra criada lo vio y dijo a los que estaban allí: —Este estaba con Jesús de Nazaret. Él lo volvió a negar, jurándoles: — ¡A ese hombre ni lo conozco!

Poco después se acercaron a Pedro los que estaban allí y le dijeron: —Seguro que eres uno de ellos; se te nota por tu acento. Y comenzó a echarse maldiciones, y les juró: — ¡A ese hombre ni lo conozco!  Mateo 26:69-75

RECOMENDADO PARA TI:
Eunucos: una acción puede
transformar una nación

  • Cristianos pasivos

Esta actitud también es bastante común, este tipo de personas solo es cristiano cuando entra por la puerta de la iglesia, pero cuando sale, olvida lo que es, deja a un lado sus creencias, lo que ha aprendido, olvida a sus hermanos y hasta las canciones. Los recuerdos regresan cuando el individuo vuelve al lugar donde se congrega.

El deber de un cristiano es mantener la llama encendida en todo momento y recordar que tenemos a un Dios creador del cielo y la Tierra, que está con nosotros de día y de noche.

Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz. El fuego arderá continuamente en el altar, no se apagaráLevítico 6: 12-13

Cada mañana, cada día debemos velar para que el altar se mantenga encendido. Un cristiano originalmente no es pasivo, pero muchos en el camino toman esta actitud. ¿Recuerdas cuál era tu comportamiento cuando llegaste a los pies de Cristo? Seguramente, deseabas contarle al mundo lo que Él había hecho por ti.

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 2Timoteo 1:6

  • Actitud de indiferencia

Para explicar este punto es necesario que veas por un momento tu cuerpo, para que él funcione correctamente debe trabajar en armonía ¿Cierto? Pero ¿qué sucede si algún miembro se lastima? Probablemente, toda tu atención se enfocará en ese punto que está experimentando dolor.

Aunque lo intentemos no podemos ser indiferentes con un miembro de nuestro cuerpo. Debemos velar para que nuestro hermano esté bien.

¿Qué dice la Biblia?

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?

Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.

Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; 1Corintios 12:12-17

Hoy te invito a ser un cristiano con buenas actitudes, todo lo que hagas, hazlo pensando en el Señor, no en la persona que tienes a tu lado. No busques la admiración y alabanzas de otros. Dejemos de jugar a ser detectives o funcionarios encubiertos para que nadie sepa quiénes somos y en quien creemos, mantengamos nuestro altar encendido en todos lados. Apartemos las diferencias y veamos a nuestros hermanos como miembros importantes de nuestro cuerpo, del Cuerpo de Cristo.

Enmanuel Rengifo