Primicias: más que una fiesta, un pacto que asegura tu año

El Carácter: una bendición o una maldición sino se moldea
enero 3, 2019
Mostrar todo

Primicias: más que una fiesta, un pacto que asegura tu año

primicias

     Las primicias son una doctrina que se afirma en la Biblia, al igual que la prosperidad. Es lo primero de la cosecha, los primeros y mejores frutos que Dios nos ha sembrado y entregamos al Padre Celestial. En este sentido, corresponde a un pacto, más aún, una ordenanza del Señor. Para ello, nos preparamos con alegría y gozo, pues celebramos una gran fiesta santa, a la cual todos hemos sido convocados.

     Ya en los primeros libros de la Biblia se señala la importancia de las primicias y diezmos, y cómo éstos eran motivo de fiesta para el pueblo de Dios, a quien el Padre le pedía que orara sin cesar. Asimismo, MAELI se une a esta celebración, en la que todos los hermanos se congregan y comparten de la fiesta.

     Dios honra a los que le honran. Nos manda y recuerda que debemos honrarlo con todos nuestros bienes, y con las primicias de todos nuestros frutos, porque todo viene de Él.

Nuestro llamado: entregar las primicias:

     Como hijos de Dios, estamos llamados a administrar las riquezas del Padre, cumpliendo con los diezmos, primicias, ofrendas y pactos, con el fin de que la humanidad pueda vivir bien y saciada de toda cosa nueva. El Padre suple nuestras necesidades conforme a sus riquezas en gloria.

     Cuando el hombre y la mujer de Dios traen las primicias, ya aseguran su prosperidad en el año, y si traen los diezmos al Alfolí, tiene la opción de que se abran las puertas de los cielos y haya abundancia.

RECOMENDADO PARA TI:
Esperar no es en vano

     ¡Prepara las vasijas vacías para que Dios ponga el aceite. Éste no va a escasear mientras haya frascos vacíos! ¡Tus graneros serán llenos con abundancia! Quitemos de nuestra mente la escasez. En la Iglesia, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. Él es nuestro proveedor, salvador, nuestro Yireh. Declaremos con una mente de bendición, próspera y saludable ¡Alabado sea Jesucristo!

Apóstol: Saúl Rojas