¿se puede adorar y alabar en medio de las dificultades?

Iglesia: mi verdadera identidad y cómo conseguir el éxito
octubre 13, 2018
Tener salud o no tenerla es una condición humana
octubre 17, 2018
Mostrar todo

¿se puede adorar y alabar en medio de las dificultades?

Al comenzar una carrera, todos decimos “lo vamos a lograr” “esto es fácil”. Pero nuestra opinión cambia cuando  vamos en la mitad de la competencia y sentimos que el cansancio y la desesperación nos invaden. Sencillo es adorar y alabar a Dios cuando estamos en ese primer amor, con esa llama de la pasión encendida, con una profunda  necesidad de gritarle al mundo lo que Él ha hecho en nuestras vidas, pero ¿será igual cuando comienzan las pruebas?

Muy fácil es alabar, cantar, danzar; cuando todo está perfecto y todo lo que pides, lo recibes casi de forma instantánea, pero, ¿qué sucede cuando todo va mal y parece que nuestras oraciones no son respondidas, cuando ocurre un imprevisto, como la muerte de un ser querido, la bancarrota inminente o un accidente que te cambia la vida? En el momento difícil consideramos que somos los únicos en el planeta pasando por la dificultad, pero en realidad, todos tenemos malos momentos, la clave es ¿cómo reaccionar?

¿Qué nos dice la Biblia?

“Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo. Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían”. Hechos 16: 20-25

La Biblia nos presenta varios ejemplos de hombres valientes, que decidieron amar a Dios a pesar del problema. Uno de ellos fue Pablo, nacido de una familia judía farisea, de nacionalidad romana; con formación teológica y estudios en derechos jurídicos. Hablaba griego, latín, arameo y hebreo. Pablo fue perseguidor de los cristianos, pero en  un encuentro con Dios su vida cambió y en ese momento, se despertó en él una pasión por hablar del mensaje de salvación. Evangelizó en Grecia, Asia menor, Siria, Palestina. Predicar lo llevó a experimentar dolor, humillación y burlas.

Adorar en medio del dolor

El apóstol Pablo tenía una cualidad admirable: adoraba y alababa al Padre, aun estando en los lugares más oscuros. La alabanza se refiere a exaltar a Dios por lo que ha hecho en nosotros; la adoración se refiere a glorificarlo por quién es. Pablo exaltaba al Señor desde la cárcel, estando adolorido; pero su actitud logró que la tierra se conmovieran, las rejas de la prisión se abrieran y la vida del carcelero fuese impactada.

RECOMENDADO PARA TI:
Terremotos que abren puertas

La buena noticia

Adorar cuando los síntomas están presentes, no es fácil y se vuelve más complicado al ver cómo aumentan los problemas familiares, pero la buena noticia es que SÍ PODEMOS LOGRARLO. Si Pablo adoraba y alababa con autenticidad, nosotros también podemos. La Biblia está llena de promesas e historias que se pueden hacer realidad en nuestras vidas, si nos esforzamos.

El momento difícil siempre va a llegar, pero la Palabra de Dios nos dice “No tengas temor de malas noticias”. El día malo existe para que seamos capacitados y este tiempo puede durar según lo disponga Dios. Todos fuimos creados con un plan y un propósito. Lo importante es saber que el tiempo difícil también tiene fecha de caducidad y éste  se puede convertir en un canal de bendición. El contentamiento de Pablo no lo determinó su situación, lo determinó  Cristo.

Conferencia por: Alejandra de Gutiérrez